Hacienda de Santo Domingo Hunxectaman

3/24/2018  Directorio Umán

Muy cerca de la cabecera de Umán, otra joya engalana su historia, se trata de la Hacienda Hunxectaman, cuyo nombre oficial es Hacienda de Santo Domingo Hunxectaman.

Al igual que otras haciendas, muy poco se sabe de esta y lo poco que se conoce es gracias al esfuerzo de algunos historiadores y a la perseverancia en la transmisión histórica de la tradición oral.

Historia

Su primer propietario fue el Señor Fernando Zapata Espinosa y presenta rasgos característicos arquitectónicos del siglo XVIII. A pesar de que la evidencia en sus edificaciones y cuartos de máquinas hablan de una producción henequenera, se sospecha que alguna vez fue también, testigo de la producción algodonera en nuestro estado, ya que, junto con la caña de azúcar, el henequén y el algodón, crecían con facilidad en el característico suelo yucateco. Según datos del libro “Haciendas y Ganado en el Noroeste de Yucatán 1800 – 1850” de Pedro Bracamonte y Sosa, en 1841 las actividades productivas de la hacienda estaban divididas de la siguiente manera: el 84.4 % de su producción era ganadera (incluye ganado herrado, becerros, terneros y caballar), 9.4 % correspondían a la Agricultura y el 6.2 % a la Apicultura. Para 1845 tenía una legua y media cuadradas de extensión. La legua es una antigua unidad de medida que expresa la distancia que una persona, a pie, o en cabalgadura, pueden andar durante una hora y se calcula entre 4 y 7 kilómetros aproximadamente.

Producción

En su interior se produjo una gran riqueza, principalmente debido al apogeo en la demanda, en todo el orbe, de productos derivados de la fibra de henequén. Al terminarse esta demanda, la hacienda dejó de producir y quedó en abandono, pero su historia quedaría encerrada en sus edificaciones, mismas que aún en nuestros días encierran en sus paredes susurros de historia que nos transportan en el tiempo y nos revelan sus secretos ancestrales.

El presente

Completamente restaurada con sumo cuidado en los detalles que conservan la identidad, historia y pasado de la hacienda, Hunxectaman ha recuperado el esplendor de sus mejores años. Sus pasillos, casa principal, cuarto de máquinas, sus preciosos y cuidados jardines invitan a vivir de cerca el pasado de esta antigua belleza.


Publicidad
Publicidad